viernes, 27 de octubre de 2017

Los 90

clase90s_2015-004

Paul Poiret

Hola, acá les dejamos algunas imaganes de la clase del martes sobre la Belle Epoque y el diseñador Paul Poiret.
La silueta reloj de arena de la Belle Epoque.
La gibson girl acompaña el estilo de mujer propuesto por el Art Nouveau.
Una pequeña cronología de como se fue transformando la silueta a principios de siglo XX.
Peggy Guggenheim fotografiada por Man Ray y vestida por Paul Poiret.
Algunos modelos de Paul Poiret con sus distintas inspiraciones.
Su mujer y otros modelos cargados de una fuerte presencia oriental.
Detalle de uno de sus bordados.
Fue un pionero en el armado de catalogos de moda.
Mujeres con su famosa falda trabada.
En su atelier Rosine.
Poiret tuvo una gran influencia por parte de los Ballets Rusos.
Algunos de los diseños textiles realizados junto a Raoul Duffy

TP FINAL SIGLO XX


lunes, 28 de agosto de 2017

Videos

El Neoclásico

"El Neoclásico"


El arte Neoclásico se inspira en los elementos de la naturaleza, desde el punto de vista artístico se caracteriza por la sencillezel equilibrio, la precisión y el orden. Es adoptado como estilo oficial, por una parte, por los primeros gobiernos republicanos franceses, que relacionan su "democracia" con la de la Antigua Grecia y la República romana, y... por otra parte, por Napoleón  que intenta emular, en su propio Imperio, el estilo romano. La influencia de este nuevo estilo afectará también a la indumentaria de la época. 
Retrarto de madame Récamier
Jaques-Louis David,  1800
El Neoclasicismo abarca desde finales de la Revolución francesa (1789) hasta la boda de Fernando VII y María Cristina, en 1829, ya que entonces empezaría a llevarse las nuevas modas importadas, de nuevo, de Francia llegando de esta forma el Romanticismo. 

El gran cambio se debió, principalmente, a la influencia inglesa, ya que usaban ropas cómodas y prácticas, más acordes con la vida al aire libre, y menos influenciadas por la Corte que las vestiduras francesas. En la moda masculina, esto se traduce en la sustitución del traje cortesano o “traje a la francesa” -confeccionado con ricos tejidos de seda muy bordados y formado por Casaca, Chupa y Calzón- por el traje burgués, compuesto por las mismas prendas, pero más sencillas y elaboradas con tejidos menos ricos, que permitían más libertad de movimiento y reflejaban menos las desigualdades sociales. Y, aunque en la corte los trajes todavía fueran de seda y bordados, para la vida diaria se prefieren cada vez más sencillos, siguiendo la simplicidad y funcionalidad inglesa, con el colorido monocromo y oscuro y en tejidos más sobrios y de algodón o lana, en lugar de seda. 

En la moda femenina, mirando hacia atrás, nos damos cuenta de lo revolucionario que fue este hecho, porque durante siglos las mujeres habían llevado el torso comprimido por corsés (cuerpos con ballenas) que en España se llamaron cotillas y las piernas disimuladas por artilugios que ahuecaban las faldas (primero verdugados, luego guardainfantes y, por último, tontillos). Por primera vez en muchos años, el cuerpo de las mujeres estuvo libre de trabas, y se dio paso a unos tejidos extremadamente finos y delicados, como las finas muselinas, que permitían algo más que adivinar los contornos del cuerpo femenino y al no llevar artilugios interiores, le aportaba sencillez y libertad de movimientos. 

El color blanco y los grises, en las mujeres,  imponían una exhibición de austeridad y elegancia racional, heredada de la Cultura Clásica. Este tipo de vestido presentaba una silueta vertical, como una columna en la que los pliegues son las aristas, y evoca a las estatuas clásicas.

La época victoriana

La época victoriana

Londres victorianoDurante mi adolescencia, nunca me gustó la historia. Ahora veo con claridad que este hecho fue debido a dos factores fundamentales: el desinterés propio de dicha edad, y los nefastos profesores que tuve en el colegio sobre la materia. De hecho, curiosamente, el mejor profesor de historia que tuve durante mi etapa escolar ni siquiera tenía el título para ello, ya que era profesor de Educación Física.
Sin embargo, con el paso del tiempo aprendí a apreciar a la historia en su justa medida, y me he dado cuenta de que ciertos pasajes de la historia, bien contados, resultan apasionantes. Cuando uno no se ve en la obligación de retener datos y fechas es cuando empieza realmente a disfrutar del estudio de la vida y los acontecimientos de épocas lejanas en el espacio y en el tiempo.
Pues bien, uno de mis periodos históricos favoritos siempre ha sido el de la Inglaterra Victoriana. No tanto en cuanto a los acontecimientos políticos, sino a la vida en el Londres de aquella época, en plena efervescencia de la Revolución Industrial. Un Londres oscuro y empeñado en guardar las apariencias, que tan bien ha sabido retratar Tim Burton en alguna de sus películas (director al que, como ya sabéis, no profeso especial devoción). Y no debo ser el único con pasión por este periodo ya que existe multitud de literatura, cine e incluso videojuegos ambientados en esta época histórica.
Hoy quiero, por lo tanto, hacer un pequeño repaso a algunos de los usos y costumbres del Londres victoriano y recomendar unas cuantas historias ambientadas en el mismo. Espero que disfrutéis acompañándome en este recorrido.
El esplendor de la sociedad londinense
El siglo XIX fue, sin duda, el período de mayor bonanza económica del Reino Unido. La política colonial británica había llevado a los ingleses a poseer territorios en todo el mundo, con los importantes beneficios, tanto económicos como de comercio y abastecimiento de materias primas, que esto suponía. Así pues, a finales del siglo XIX, Gran Bretaña era el Imperio más poderoso del mundo, a pesar de haber perdido territorios como los Estados Unidos, gracias a que todavía dominaba el comercio con el continente norteamericano así como otras muchas de sus antiguas colonias.
El Imperio Británico ejercía su supremacía marítima en todo el mundo, algo lógico teniendo en cuenta que estamos hablando, al fin y al cabo, de una isla. La Royal Navy se convertía, a la vez, en el brazo armado más poderoso del mundo y en el símbolo de dicho Imperio. El esplendor de España había llevado a nuestro país a ser la principal potencia europea en el siglo XVII, hasta que las derrotas contra Francia en la Guerra de los Treinta Años y el ascenso del poderío naval holandés acabaron reduciéndola a una potencia más. Por tanto, ahora eran los ingleses los que “partían el bacalao” a nivel europeo.
Londres victoriano - Fleet Street
La época victoriana fue un período de progreso, aventura y descubrimiento. Los viajes de Livingstone y Stanley apasionaban al público inglés, que seguía sus aventuras por el corazón de Africa con entusiasmo. También es la época de algunos de los escritores más famosos en lengua inglesa (con perdón de William Shakespeare), autores como Charles DickensLewis CarrollOscar WildeRobert Louis Stevenson (máximo exponente de la novela de aventuras) o Sir Arthur Conan Doyle.
Y fue, por último, una época de progreso tecnológico trepidante. En tan solo 100 años Gran Bretaña pasó de ser una sociedad rural a una potencia mundial absolutamente industrializada, debido a una Segunda Gran Revolución Industrial y un sistema de ferrocarril que comunicaba todo el país
También fue la época del surgir del movimiento obrero, al pasar un gran porcentaje de la población de la vida rural al trabajo de las fábricas. Un movimiento que produjo profundos cambios políticos y sociales que transformaron la rígida sociedad de la época.
La moral victoriana
En contraste con el progreso tecnológico que experimentó la sociedad británica durante el siglo XIX, la época victoriana se caracterizó por un puritanismo exagerado y una tremenda represión sexual. A pesar de los avances científicos en otros campos, en el siglo XIX fue también cuando se postuló que la causa de la degeneración de las razas era la promiscuidad y la perversión, considerada origen de todos los problemas sociales. Se instaura así la famosa moral victoriana, basada en la represión sexual y la infravaloración de la mujer, transformada en responsable de todos los males sociales.
Londres victoriano - VestidoLas relaciones entre ambos sexos y los rituales de cortejo, sobre todo entre las clases altas, estaban rígidamente definidos. El pretendiente debía, antes de iniciar cualquier relación, negociar con los padres de la novia. Si estos aceptaban la petición, el joven podía comenzar entonces a cortejarla, inicialmente siempre en la casa de la novia y en presencia de algún familiar que ejercía como carabina, hasta la fecha estipulada para el matrimonio. Durante el noviazgo, ambas familias se ponían de acuerdo sobre la tasa de las dotes y luego, ante un notario, realizaban la firma del contrato matrimonial. El matrimonio era, en esencia, una forma de establecer acuerdos económicos. Así pues, en la gran mayoría de las ocasiones, y sobre todo entre las clases altas, el matrimonio tenía una mera función práctica y estaba desprovisto de amor.
La sociedad victoriana era profundamente patriarcal, estando la mujer subordinada por completo al hombre en todos los aspectos. La castidad debe presidir las relaciones de la pareja dentro del matrimonio, ya que fuera de él sólo pueden encontrarse “bajas pasiones”. Así pues el hombre, bajo la represión sexual ejercida por la moral de la época, solía buscar “consuelo” en las prostitutas que poblaban los barrios más desfavorecidos de Londres. Y aunque esta actitud no era ni mucho menos aprobada en público, sí que era aceptada en privado, de modo que si dos personas “respetables” se encontraban en un burdel, fingirían no conocerse y no harían mención al encuentro en ninguna de sus coincidencias futuras en sociedad.
Una de las anécdotas que mejor definen la moral de esta época es la llamada “sexualidad del tobillo”. Para hacernos una idea de la rigidez moral de la época, basta con decir que el largo estipulado de la falda de las mujeres en la sociedad victoriana debía llegar hasta los pies y, de hecho, un acto que hoy nos pueden parecer tan inocente como el de mostrar un tobillo era considerado algo escandaloso. Todo esto, evidentemente, siempre hablando de la clase burguesa y la aristocracia, ya que la clase obrera tenía mayores preocupaciones que el largo de las faldas o el último acontecimiento social en el que había que dejarse ver.
Hipócrita, machista y, en general, inculta (la tasa de analfabetismo rozaba el 18% en los hombres y el 25% de en las mujeres) la sociedad victoriana contaba con muchas facetas criticables. Evidentemente, no todo el mundo comulgaba con los valores victorianos, y fue duramente criticada por alguno de sus contemporáneos, como los escritores Oscar Wilde y Bernard Shaw, que reflejaron en sus obras la mediocridad y la estrechez de miras de la sociedad victoriana.

Sherlock Holmes

Sherlock Holmes - EstatuaSi hablamos de personajes de ficción ligados a la época victoriana, quizá el más famoso sea el residente en el número 221B Baker Street. El personaje de Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes, sentó el arquetipo del investigador cerebral, analítico y deductivo, y tuvo gran influencia en autores futuros de novela detectivesca.
Sus relatos son el reflejo de una época y, en el terreno cinematográfico, las recientes adaptaciones llevadas a cabo por Guy Ritchie son toda una delicia para aquellos que disfruten las historias ambientadas en la época victoriana, especialmente la primera entrega, titulada simplemente “Sherlock Holmes”, de la que ya hablamos en este blog.
Y por supuesto, tampoco podemos obviar la fantástica serie de animación japonesa al respecto, titulada igualmente “Sherlock Holmes” y dirigida por Hayao Miyazaki.

Jack el Destripador

Como hemos visto, si por algo se caracterizaba la época victoriana en el terreno de las relaciones entre sexos, es por su doble moral. Una mujer “respetable” no podía estar a solas con ningún hombre hasta después del matrimonio, y por tanto las carabinas (una tercera persona que acompañaba a los novios en todas sus citas durante el noviazgo) eran habituales para asegurarse de que las parejas no hicieran nada “indecoroso”.
Jack el destripador
No obstante, aunque de cara a la galería la clase alta ofrecía una imagen intachable, lo cierto es que paralelamente a las estrictas costumbres de la época existía un mundo sexual subterráneo donde proliferaban el adulterio y la prostitución. Tan sólo en Londres se calcula que había unas 2.000 prostitutas en los barrios bajos de la ciudad a finales del siglo XIX, y todo esto para una de las ciudades más pobladas del mundo, que pasó de un millón de habitantes a principios del siglo XIX a unos 6 millones alrededor del año 1900.
Por desgracia, el Londres victoriano vio aparecer al que es considerado el primer asesino en serie de la historiaJack el Destripador, famoso entre otras cosas porque sus víctimas eran las prostitutas de los bajos fondos. Un asesino que ha dado origen a multitud de películas, relatos, y mitología sobre su verdadera identidad, dado que jamás fue atrapado a pesar de la persecución implacable de Scotland Yard. La teoría más famosa en torno a la identidad de esta asesino (aunque no por ello verídica) es la planteada por Stephen Knight en su novela “Jack the Ripper: The Final Solution”, en la que identificaba como Jack el destripador a William Gull, el médico personal de la Reina Victoria, que habría llevado a cabo los asesinatos para encubrir un romance secreto del príncipe Alberto, hijo de la Reina Victoria, y Annie Elizabeth Crook, una modesta empleada católica.

Steampunk: Un tributo a la época victoriana

Si algo define a la era victoriana es el motor de vapor, tecnología ampliamente extendida en la época. De hecho el vapor (“Steam”, en inglés) da nombre a una corriente artística y un género de ciencia ficción propio que plantea un mundo alternativo en el que la evolución técnica hubiera tenido lugar a través de la mecánica y no de la electrónica. Es el llamado Steampunk, género ampliamente recurrente en el anime japonés, que plantea un siglo XIX (o incluso un mundo futuro) en el que la máquina de vapor sigue siendo la tecnología dominante.
Esta corriente cuenta con múltiples adeptos (entre los que me incluyo) y es una curiosa vuelta de tuerca a los futuros marcados por la cibernética que habitualmente se muestran en el cine o la literatura. Aquí, la sociedad es la propia del siglo XIX, pero sus avances tecnológicos son mucho mayores, con curiosos ingenios voladores (incluyendo mis amados zeppelines), autómatas mecánicos y todo tipo de máquinas increíbles propulsadas por carbón y vapor, con la característica estética recargada y barroca de la época. De hecho, los relatos de ambientación Steampunk no suelen situar la historia en ningún periodo histórico concreto.
Londres victoriano - Steampunk
El término “SteamPunk” fue acuñado por el autor de ciencia ficción K. W. Jeter, que buscaba una palabra para definir el género de ciencia ficción de novelas como “Las Puertas de Anubis” de Tim Powers, inspirada a su vez en futuros alternativos como los planteados principalmente por los relatos de ciencia ficción de Julio Verne y H.G. Wells, autores que imaginaron un futuro tecnológico distinto al que conocemos hoy pero con trazas de extraordinaria verosimilitud.
Ejemplos de este género en el campo cinematográfico son, por ejemplo, la película “Wild Wild West”, ambientada en un atípico Far West norteamericano, el anime “Steamboy”, o la serie de comics llevada al cine de “La Liga de los Hombres Extraordinarios”. Incluso la película “Regreso al Futuro III” podría considerarse Steampunk en cierto modo, gracias a los curiosos inventos de Doc Brown realizados con tecnología decimonónica.
Y por supuesto, esta corriente artística también han llegado al mundo de los videojuegos, con juegos como “TimeShift”, la saga “Thief”, “Myst” o incluso el famoso “Bioshock”, que también podría encajar en este género.

Una recreación del Londres victoriano

Londres victoriano - Parque temático Dickens World
Por último, como homenaje a esta época histórica y, en concreto, a la visión que de la misma nos ha legado el gran escritor inglés Charles Dickens, existe un parque temático“Dickens World”, dedicado a representar escenarios de sus novelas y, por tanto, ambientado al completo en la Inglaterra victoriana. Si queréis trasladaros por unas horas a la Inglaterra del siglo XIX, no dejéis de visitarlo. Yo, desde luego, lo tengo en mi lista de lugares pendientes.

Fuentes:

SITIO RECOMENDADO

Resultado de imagen para Vestuario cine

https://historiadeltraje.wordpress.com/2010/06/


sábado, 26 de agosto de 2017

viernes, 25 de agosto de 2017

Exposición Universal





La Exposición Universal de París de 1900.
La Exposición Universal de París de 1900.
Exposición Universal es el nombre genérico de variasexposiciones de gran envergadura celebradas por todo el mundo desde la segunda mitad del siglo XIX. La organización que se ocupa oficialmente de nombrar las ciudades organizadoras de este tipo de eventos es laOficina Internacional de Exposiciones (BIE).
Las exposiciones aprobadas por el BIE pueden ser consideradas Registradas (también denominadas "universales" o "mundiales" para fines de promoción e información), con una duración mínima de 6 semanas y máxima de 6 meses, o Reconocidas (llamadas "internacionales" para fines promoción e información), con una duración de entre 3 semanas y 3 meses. No obstante, cualquier país o ciudad puede organizar ferias y exposiciones similares sin el patronazgo del BIE.
El concepto de exposición universal contribuyó fuertemente a la comunicación social de los logros imperialistas, al incorporarse como curiosidades elementos etnográficos propios de las culturas dominadas por parte de las grandes potencias imperiales.
De este modo, en estas mega ferias se mostraban los grandes avances de la invención tecnológica al lado de las últimas expresiones (aceptadas por la Academia) del arte.\
Historia
Las Exposiciones Universales se originaron en la tradición francesa de exposiciones nacionales, una tradición que culminó con la exposición industrial francesa de 1844 celebrada en París. Esta feria fue pronto seguida por otras exposiciones nacionales en la Europa continental y, finalmente, el Reino Unido.
La primera Exposición Universal se celebró en el Palacio de Cristal en Hyde Park, Londres, Reino Unido, en 1851, bajo el título "Gran Exposición de los Trabajos de la Industria de Todas las Naciones". La Gran Exposición surgió a raíz de que el príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria, visitara la exposición industrial de París, y de que Henry Cole le hiciera ver la importancia de hacer una para Londres. Se decidió darle un carácter internacional y por lo general se considera como la primera exposición internacional de productos manufacturados. Influyó en el desarrollo de varios aspectos de la sociedad, incluyendo la educación artística y de diseño, el comercio y las relaciones internacionales, y el turismo. Esta exposición fue el precedente más obvio para exposiciones internacionales posteriores.
Desde su creación en 1851, el carácter de las exposiciones internacionales ha evolucionado. Tres épocas se pueden distinguir: La era de la industrialización, la era de intercambio cultural, y la era de las marcas-nación.
Era de la industrialización
En esta era (que abarca de 1851 a 1933), las exposiciones mundiales estaban centradas fundamentalmente en el comercio y la presentación de avances tecnológicos. Estas exposiciones fueron la plataforma donde se reunió el estado de la técnica de la ciencia y la tecnología. Inventos como el teléfono fueron presentados en esta etapa. Una parte importante de la imagen de las exposiciones mundiales proviene de esta época.
Ejemplos destacados
Londres 1851Barcelona 1888París 1889Chicago 1893París 1900Saint Louis 1904San Francisco 1915.
Era del intercambio cultural
En esta era (que abarca de 1933 a 1988), las exposiciones mundiales estuvieron centradas en temas específicos de importancia cultural, pronosticando un futuro mejor para la humanidad. Los avances científicos y tecnológicos siguieron siendo importantes, pero no como los ejes de las exposiciones. Las exposiciones mundiales en esta etapa impulsaron la comunicación intercultural para el intercambio de innovación.
Ejemplos destacados
Chicago 1933Nueva York 1939Bruselas 1958Nueva York 1964 (sin respaldo del BIE), Montreal 1967Osaka 1970, Knokville 1982 Vancouver 1986.
Era de la marca-nación
En esta era (que abarca de 1988 en adelante), los países participantes utilizan las exposiciones mundiales como una plataforma para mejorar sus imágenes nacionales por medio de sus pabellones. En un mundo donde una fuerte imagen nacional es un activo clave, los pabellones se convirtieron en instrumentos publicitarios para promover sus marcas-nación. Aparte de razones culturales y simbólicas, los países organizadores (y también las regiones y ciudades que albergan las expos) usan las exposiciones mundiales para promoverse a sí mismos.
Ejemplos destacados
Brisbane 1988Sevilla 1992Lisboa 1998Hannover 2000Aichi 2005Shanghai 2010Expo Milan 2015.
Actualmente, las exposiciones mundiales incorporan elementos de las 3 épocas mencionadas. Presentan nuevos avances en ciencia y tecnología, facilitan el intercambio cultural y promocionan ciudades, regiones y países.
Tipos
Hay 2 grandes tipos de exposiciones mundiales: las registradas y las reconocidas. También hay 2 tipos de exposiciones auxiliares: las exhibiciones de horticultura y la Trienal de arte y arquitectura de Milán.
Exposición Universal Registrada
En este tipo de exposición, los participantes generalmente construyen sus propios pabellones. Su duración puede ser entre 6 semanas y 6 meses. Desde 1995, el intervalo entre 2 exposiciones de este tipo es de al menos 5 años.
Las exposiciones mundiales reconocidas tienen temas amplios y universales, incidiendo en la vida humana. Por eso los países, regiones y empresas participantes deben reflejar el tema central en sus representaciones. Este tipo de exposiciones se celebra con poca frecuencia con respecto a otros tipos de exposiciones debido a su costo y al esfuerzo para diseñar pabellones.
Como resultado, los participantes pueden "competir" por crear pabellones memorables (como el pabellón de Japón en la Expo '92). A veces estructuras especiales se usan para reducir costos para países y empresas que no pueden crear un pabellón propio o para países de la misma zona geográfica que quieren compartir espacio (como la Plaza de América en la Expo '92).
Exposición Universal Reconocida
Este tipo de exposición es más pequeño, más barato y más breve (durando entre 3 semanas y 3 meses). El Área total no debe exceder las 25 hectáreas y los organizadores deben proveer pabellones sin costo para los participantes. Además cada pabellón no debe exceder los 1000 metros cuadrados. Solo una exposición de este tipo se puede realizar entre 2 exposiciones registradas.[1]Este tipo de exposiciones tiene temas muy específicos.
Después de la exposición
La mayoría de las estructuras construidas para las exposiciones universales son temporales y por ende son desmontadas en los meses siguientes a la finalización del evento. Sin embargo, algunas estructuras son conservadas y permanecen en el sitio o son reubicadas. Un ejemplo notable de ello es la Torre Eiffel de París, construida para la Exposición Mundial de 1889. Esta estructura se ha vuelto un símbolo de la ciudad y el país.
Varios recintos se han convertido en parques, conservando elementos de las exposiciones que albergaron. Además, gran cantidad de recuerdos de distintas Expos están a la venta en distintas partes del mundo.

Exposición Universal de París (1889) 

La Exposición Universal de París (1889) tuvo lugar en ParísFrancia del 6 de mayo al 31 de octubre de 1889.

Fue celebrada en el centenario de la toma de la Bastilla, un acontecimiento tradicionalmente considerado como el símbolo del comienzo de la Revolución francesa.

Esta exposición marcó un momento culminante que da cierre a un largo periodo. Nuevas concepciones en la construcción, y nuevos adelantos en la industria se unieron para darle a la Exposición una radiante brillantez y una enorme influencia.

El símbolo principal de la Exposición Universal fue la torre Eiffel, completada en 1889, y que servía como arco de entrada a la Feria.

Se podría decir que los desarrollos desde la primera exposición universal hasta esta, se ven culminados en la Galería de Maquinas de 1889 (Palacio de las Maquinas). El progreso entre laexposición de 1878 y 1889 fue tan enorme, que los visitantes llegaban a sentirse sobrecogidos por la atrevida construcción de la Galería de las Máquinas y de la torre Eiffel. Estos edificios alcanzaron un nivel que no ha sido superado.

La Exposición cubrió un área total de 96 hectáreas, incluyendo el Campo de Marte(Champ de Mars), el Trocadéro, la estación de Orsay, una parte del Sena, y la explanada de los Inválidos (Hôtel des Invalides).

Atracciones


Vaso conmemorativo de la inauguración de la torre Eiffel.
Vaso conmemorativo de la inauguración de la torre Eiffel.
Vista actual de la torre Eiffel.
Vista actual de la torre Eiffel.
"Un pueblo Negro" (village nègre), una atracción donde fueron mostradas 400 personas indígenas, constituyó la atracción principal.[1]
En la Exposición, el compositor francés Claude Debussy escuchó por primera vez la músicajavanesa de gamelan, realizada por un conjunto proveniente de Java. David Toop, un crítico musical moderno, denota la experiencia de Debussy en la feria como iniciadora de la música ambiente, que ha evolucionado posteriormente a lo largo de un árbol de innovadores músicos, comoSun RaJohn Cage, e innumerables otros.
William Stroudley, superintendente de laslocomotoras de la London, Brighton and South Coast Railway mostraba una de sus locomotoras, y murió durante la exhibición.
Heineken recibió el Grand Prix (gran premio) a la exposición.
Buffalo Bill reclutó a la excelente tiradora americana Annie Oakley para unirse a su "Muestra del Salvaje Oeste", que mostró al público a lo largo de la Exposición.
El recinto contó además con una plaza de toros, construida por Mariano Hernando de Larramendi, en el Campo de Marte. Se inauguró el 20 de junio de 1889. En la corrida inaugural actuaron Antonio Carmona ''El Gordito'', Fernando Gómez ''El Gallo'' y Juan Ruiz ''Lagartija''.[2]

Pabellones

Pabellón Argentino

Fue diseñado por el arquitecto francés Albert Ballú. Era un edificio construido en hierro y vidrio, totalmente desmontable, profusamente decorado y muy moderno.
Fue inaugurado el 25 de mayo de 1889 y obtuvo el primer premio entre los pabellones de los países extranjeros. Tenía un peso de 1600 toneladas aproximadamente (entre el armazón, molduras, cerámicas y esculturas decorativas) y ocupaba un predio de 1600 m2 en el Campo de Marte, muy cerca de la "Torre Eiffel". En el exterior, las cuatro fachadas estaban ornamentadas con escudos de cerámica polícroma, y en cada una de las esquinas se emplazaron grupos escultóricos, alegorías de "La Navegación" y "La Agricultura". Poseía dos plantas, el interior contaba con, además de exquisitas decoraciones en mosaicos y porcelanas, numerosos vitrales de gran colorido y luminosidad, destacándose el que representaba a "La República Francesa recibiendo a la República Argentina", obra de artistas locales. Todos los materiales utilizados fueron franceses (según directivas de la exposición), como así también los escultores y decoradores que participaron, aunque esta fue decisión de la nación.
La la ciudad de La Plata fue premiada en la exposición, se le otorgaron dos medallas doradas en las categorías «Ciudad del Futuro» y «Mejor realización construida».[3]

Exposición Universal de Chicago (1893) 



Antes de ser elegida como sede, Chicago tuvo que competir con Nueva YorkWashington D.C. y San Luis por el honor de acoger el evento. La ocasión tuvo fuertes efectos sobre la arquitectura, las artes, el aspecto de Chicago y el optimismo industrial de Estados Unidos. La Exposición Universal de Chicago fue, en gran parte, diseñada por Daniel Burnham y Frederick Law Olmstead. Fue el prototipo de lo que Burnham y sus colegas pensaban que una ciudad debía ser. Fue diseñada siguiendo los principios del diseño artístico; principios utilizados en la arquitectura clásica europea, basados en la simetría y el balance.
La exposición cubrió más de 600 acres (2.4 km), destacándose cerca de 200 nuevas construcciones de arquitectura clásica, canales y lagunas, y personas y cultura de todo el mundo. Más de 27 millones (equivalente a la cuarta parte de la población estadounidense) de visitantes acudieron, y la exposición se prolongó medio año. Su escala y esplendor excedieron por mucho otras exposiciones universales, y se convirtió en un símbolo del entonces emergente sentimiento nacionalista americano, marcado por la industrialización y el crecimiento demográfico, de la misma manera que laGran Exposición fue un símbolo de la era Victorianaen el Reino Unido.

Ceremonia de inauguración

Ceremonias dedicadas a la feria fueron celebradas el 21 de octubre de 1892, pero las atracciones de la exposición no fueron abiertas al público hasta el 1 de mayo de 1893. La feria continuo hasta el 30 de octubre de dicho año. Aparte de recordar el cuatricentenario del desembarco de Colón en América, la exposición sirvió también para demostrarle al mundo que Chicago había podido recuperarse del Gran incendio de Chicago, que había destruido gran parte del la ciudad en 1871.[1]
Historia

La Ciudad Blanca
La Ciudad Blanca
La Exposición se situó en el Parque Jackson. El encargo de los parques de atracciones fue dado a Frederick Law Olmsted, y la construcción de los pabellones quedó bajo la dirección de Daniel Burnham.[1] El director de la Academia Americana en Roma, Francis Davis Millet dirigió la decoración de los murales. Verdaderamente, este fue el comienzo de la edad del Renacimiento americano.La mayor parte de los edificios estaban basados en la arquitectura clásica, y el área de alrededor de la Feria se conocía como " la Ciudad Blanca ". El Edificio de Transporte policromo proto-moderno de Louis Sullivan era una excepción excepcional, como Sullivan era de la opinión que el estilo clásico " de la Ciudad Blanca " había puesto la arquitectura moderna americana como hace cuarenta años.
Se requirió un esfuerzo extraordinario para terminar la exposición, y aun así la mayor parte de ella estaba inacabada cuando llegó el día de la apertura. La famosa Noria, que demostró ser la ocurrencia principal ayudó a salvar la feria de la bancarrota.El despreciar el espectáculo sobre el Lejano Oeste de Buffalo Bill demostró ser un serio error financiero, porque Buffalo Bill estableció su espectáculo, sumamente popular, al lado de la feria, y trajo muchos ingresos, que no se vio obligado a compartir con los promotores de la feria.
Algunos visitantes famosos fueron: Thomas EdisonSusan B. AnthonyJane AddamsScott Joplin,Annie OakleyEadweard MuybridgePaul Laurence DunbarFrederick Douglass, Henry Blake Fuller,J.P. Morgan, Henry Adams, Andrew Carnegie, W.D. Howells, Hamlin Garland, Swami Vivekananda,Helen Keller, y el presidente estadounidense Grover Cleveland.
El servicio de correos estadounidense emitió una serie de sellos para conmemorar la exposición.

Atracciones de la feria

La original, para su época, noria Ferris Wheel, construida en 1893 para la Exposición de Chicago
La original, para su época, noria Ferris Wheel, construida en 1893 para la Exposición de Chicago
La Exposición Universal de Chicago fue la primera con parque de atracciones, que estaba totalmente separado de los pabellones. Una de las atracciones más importantes fue la innovadora noria Ferris Wheel (por el nombre de su constructor), que podía alberguar cómodamente a 2160 personas.
El Edificio de Idaho
El Edificio de Idaho
El Edificio de Idaho, del arquitecto Kirtland Cutter, una construcción de madera, de diseño rústica, era el favorito del público y fue visitado por aproximadamente 18 millones de personas. El diseño del edificio y el mobiliario interior eran un gran precursor del Movimiento de Arts and Crafts.
Réplica de un barco vikingo para la Exposición Universal
Réplica de un barco vikingo para la Exposición Universal
Noruega participó con una réplica de un barco de Vikingo, el Barco de Gokstad, que fue construido en Noruega y navegó a través de Atlántico con 92 hombres, conducidos por su timonel a Magnus Andersen. Tres días antes de la ceremonia de clausura, el alcalde de Chicago Carter Harrison, fue asesinado por un mensajero de la oficina disgustado, Eugene Patrick Prendergast. Una ceremonia masiva de cierre fue planeada, pero fue cancelada debido al asesinato. Se esperaba que la ceremonia de cierre rompiera el registro la feria ya que se había puesto durante el Día de Chicago para que hubiese mayor afluencia de visitantes.
Referencias culturales
En la película Cremaster 2, del artista estadounidenseMatthew Barney se recrea una actuación de Harry Houdini en la Exposición de Chicago.[2]